¿Compromiso?

Obligación contraída por una persona que se compromete o es comprometida a algo o por algo, que siente la imperiosa necesidad de adquirir y cumplir cualquier compromiso con la realidad o con los demás, esquivando siempre el dolor psíquico, la ansiedad o la frustración.

¿Estamos ante un heroe? Te cuento una historieta: ¿En un plato de huevos con beicon, quién colabora y quién se compromete? La gallina colabora poniéndo los huevos, el cerdo se compromete poniéndo la piel; entre los dos hacen que un plato funcione. ¿Qué te parece?

¡Compromiso!

Acuerdo formal al que llegan dos o más partes tras hacer ciertas concesiones cada una de ellas. Por ejemplo: “el compromiso militar de respetar el alto el fuego formulado ayer, está en contradicción con un nuevo comunicado difundido este mediodía, que volvía a amenazar con una guerra total”. ¿Comunicación sincera?

¿Compromiso?

Situación difícil, incómoda o delicada: “si me pides esto me pones en un compromiso porque todavía no tengo tanta confianza contigo”

Relación amorosa formal que mantienen dos personas, las normas sociales establecen que el compromiso debe anunciarse cuando ya se sepa la fecha de la boda: “cuando lo conocí no tenía compromiso alguno, ni novia, ni nada parecido”

¿Entonces qué hacemos o qué hago o qué te pido?

La postergación es la trampa que utilizan los fóbicos al compromiso para evitar el emparejamiento. Un bloqueo mental les impide seguir avanzando en la relación. Se resisten a ella levantando una barrera frente el otro para no involucrarse en ninguna emoción o sentimiento que pueda amenazar tan su deseada egoista estabilidad.

El problema es que muchas de las razones psicológicas de la resistencia al compromiso, con frecuencia permanecen ocultas para los propios interesados. Consideran la convivencia en pareja como una disminución de su propia libertad. El deseo de preservar la propia autonomía es lo que genera el mayor obstáculo para estas personas.

Por otra parte, cuando alcanzan un grado importante de intimidad en la relación, aparece la angustia; y el fóbico al compromiso se siente atrapado y necesita escapar. Se asusta de sus propios sentimientos y de la intimidad que comporta el compromiso.

Ah! chicos y chicas, todo lo anterior es igual de válido para chicos y chicas…en este mundo mundial.

¿Entonces, que hago para combatir el miedo al compromiso?

  • Asume la responsabilidad de cultivar el amor y el bienestar de la pareja.
  • Ábrete emocionalmente y déjate conocer.
  • Adéntrate  en la experiencia  de convivir en pareja.
  • Reconoce los principales miedos a perder la libertad y la intimidad, a decepcionar o ser decepcionado.

 

¿Puedes? ¡Ponte a ello! ¿No puedes? ¡Te ayudo!