Como “Ayudador Profesional” (Psicoterapia y Training) disfruto continuamente de los retos que me plantea mi cliente y, sobre todo, cuando descubro pensamientos, emociones o conductas que le impide o dificulta el logro de objetivos de relativa fácil consecución según sus potencialidades y fortalezas “racionales”.

¿Has conocido alguna vez a una persona con actitud prepotente y que parece que quiere transmitir con su actitud una elevada falsa seguridad a veces hasta irritante?

Así como hay personas que tienen una actitud totalmente contraria y que se sienten inferiores, con baja Auto Estima, también están las que hacen todo lo posible por llamar la atención y mostrar una actitud aparentemente “segura” queriendo mostrarse siempre superiores a los demás.

 

Complejo de Superioridad.

 

blog_tip32

Las personas con “aires de superioridad” bloquean o enmascaran su inseguridad mostrándose superiores a los demás, humillándolos para así sentirse mejor con ellas mismas. Es lógico pensar que cada persona posee aspectos positivos y otros negativos. Posiblemente, los aspectos negativos del individuo con Complejo de Superioridad son obviados por su psiquis para obcecarse sólo con los positivos.

El Complejo de Superioridad es un mecanismo de defensa inconsciente por el cual las personas que lo sufren tratan de ocultar sus sentimientos de inferioridad adoptando una actitud de arrogancia y prepotencia. Este tipo de personas tratan a los demás continuamente como si fueran inferiores a ellos para demostrarles y, sobre todo, para demostrarse a sí mismos, que son muy seguros y que tienen una gran autoconfianza cuando en realidad es todo lo contrario.

Las actitudes y conductas relacionadas con este mecanismo pueden incluir una opinión exageradamente positiva sobre el valor y las habilidades de uno mismo, valoraciones muy altas y poco realistas con respecto a los logros de uno mismo, vanidad, una cierta necesidad de llamar la atención, orgullo, sentimentalismo y facilidad de ser herido, una tendencia a rechazar las opiniones de los demás, etc. El alejamiento social, o aparente cercanía bañada de cinismo, y el “soñar despierto” puede ser también asociado al complejo de superioridad, ya que es una forma de evadir el temor al fracaso social relacionado con los sentimientos de incapacidad de enfrentar el mundo real.

En realidad, detrás de un Complejo de Superioridad existe un marcado complejo de inferioridad que se pretende esconder a toda costa. Las personas que se sienten superiores a los demás en realidad están tratando de protegerse de todos, digamos que tratan de defenderse irracionalmente y tratan de ser ellos los primeros en atacar para que no se metan con ellos.

Las personas que tienen Complejo de Superioridad realmente tienen un enorme problema de autoestima y confianza en sí mismos; probablemente, han sido rechazadas constantemente a causa de su personalidad, características físicas, entre otras cosas, por las personas más cercanas a ellas y, por lo tanto, comenzaron a tomar una actitud de desprecio y resentimiento hacia los demás, mostrándose grandiosas y seguras.

Realmente, es muy difícil que las personas que padecen este tipo de complejo lo acepten y estén dispuestas a recibir ayuda para superarlo ya que, como he mencionado anteriormente, ellas siempre creen tener la razón, son muy orgullosas y no son capaces de aceptar sus propias debilidades y carencias.

Pero, ya sabes, ¡me encantan los retos! Y en ello estoy con mi cliente…y estaré

 

Megalomanía.

 

Trastorno mental que padece la persona que se cree socialmente muy importante, poseedora de enormes riquezas y capaz de hacer grandes cosas. Actitud que tiene la persona que se comporta como si tuviera una posición social y económica muy superiores a las reales.

La Megalomanía es definida como un Trastorno de la Personalidad, caracterizado porque la persona tiene “delirios de grandeza”; de manera que puede mentir, manipular o exagerar algunas situaciones o a las personas, a fin de conseguir sus objetivos.

Su carácter es voluble, indeciso y en ocasiones se pueden tornar agresivos cuando no les salen bien las cosas.

Son personas de difícil trato, que pueden sentir que el mundo no los merece, pero también creen que son los salvadores del mundo. Puede parecer que lo que dicen no tiene sentido o lo inventaron, y en ocasiones tienen un grupo de seguidores”.

Agrego que lo extraño es que, en ocasiones, son personas que a pesar de que tienen mucho carisma, cambian de ánimo con gran facilidad.

Si los contradices son peligrosos, porque se enojan tanto que pueden ser agresivos y groseros, de manera que es necesario tener cuidado”.

Son personas con un concepto muy elevado de sí mismos, narcisistas, con un comportamiento que roza los delirios de grandeza y la omnipotencia. Aunque en el espejo la realidad sea otra, su aplomo les puede servir en muchas ocasiones para abrir las puertas del éxito social

Las personas con rasgos megalómanos creen que tienen una capacidad mayor de la que realmente tienen y eso hace que puedan llegar a puestos de poder o de más influencia. Además; socialmente están bien vistos y valorados, no son empáticos aunque fácilmente se convierten, o los convertimos, el líderes políticos, sociales o económicos.

Pues, ya sabes ¡conviene desarrollar tu pensamiento crítico! ¿Estás en ello?

 

Imagen idealizada y neurosis

 

blog_tip28

La baja autoestima hace idealizar la autoimagen, como mecanismo de autodefensa, pudiendo esto generar neurosis; pues la persona reprime ciertos aspectos de su personalidad y expone lo opuesto en público y, por otro lado, pone distancia entre el ser real propio y el ser real ante los otros al jugar a manifestar una imagen idealizada, sea ésta positiva o negativa. Es no dejarse conocer íntimamente y, por tanto, no querer conocer la intimidad del otro; por ello, estas personas se mueven en un laberinto de espejos y sus reflejos.

Esto quiere decir que el neurótico crea una imagen irreal de sí mismo, transmitiendo lo que él quiere ser o pudiese ser; su autoimagen está siempre fuera de la realidad y trata por todos los medios de hacer creer a la gente que es lo que él quisiera ser y no lo que es: Hace alarde de cualidades que no tiene o tiene sólo en potencia, y es vulnerable porque no tiene la firme convicción de que tales cualidades sean reales.

La imagen idealizada es un fenómeno inconsciente. El neurótico no se da cuenta de que se está idealizando, sólo sabe que se formula demandas muy altas; sin considerar que estas demandas perfeccionistas no contienen ideales verdaderos, ni siquiera se los cuestiona, pero está orgulloso de ellos.

La creación de esta imagen idealizada hace que exista una división interna dolorosa, entre lo que es la persona y no quiere que otros vean y lo que no es pero desea que vean los demás; lo malo es que ella lo sabe y de ahí la lucha que la sumerge en la neurosis.

La persona con neuroticismo está tan preocupada y ocupada en mantener su falsa imagen que vive en continua tensión o bien cae en depresiones y conductas agresivas, ya que sólo está pendiente de cumplir un papel social que haga que los demás la valoren. Su verdadero “Yo” está tan devaluado que teme demostrarlo, dejando su autoconcepto en manos de los demás.

 

¡Ya sabes!

¿Puedes? ¡Ponte a Ello! ¿No Puedes? ¡Te Ayudo!