¿Por qué nos ponemos palos en las ruedas?

Seguimos haciendo cosas que nos provocan insatisfacción, pero no cambiamos nuestra conducta.

¿Le ponemos remedio?

 

En uno de los comentarios de YouTube decían que las canciones de Pau Donés limpian el corazón; y de eso va este post, de limpiar todo aquello que no nos hace felices. ¿Empezamos?

Optimismo | La panacea para enfrentar las dificultades de la vida

 

Guardarse todo para dentro.

Ya lo dice la canción Grita de Jarabe de Palo, tragarse las emociones no trae nada bueno. Cuando no expresamos lo que sentimos, pueden aparecer problemas físicos como trastornos digestivos, alergias, eccemas o dolores de espalda.

Escribe, habla con un amigo o una amiga, con un profesional o, ya sabes, GRITA.

Expectativas.

Una mente flexible y abierta es el secreto para ser capaces de lidiar con todo lo que la vida nos pone por delante. Las expectativas son un escenario que imaginamos y es más que probable que no llegue a suceder nunca. Es entonces cuando aparece la decepción y la rabia. Dejate ir con el ahora y no estés pensando continuamente en lo que tendría que ser, porque eso es HUMO.

Creencias irracionales.

El psicólogo Rafael Santandreu explica que, cuando somos vulnerables a nivel emocional, estamos llenos de exigencias, de creencias irracionales. Cuando no se cumplen, nos enfadamos o nos llenamos de ansiedad; hechamos la culpa a los demás o, lo que es peor, a nosotros mismos.

Hay tres grandes creencias irracionales: “Debo hacerlo todo bien”, “La gente me debería tratar siempre bien” y “Las cosas me deberían ser favorables”. Razón y piel, serio problema…Como el AGUA.

Complacer a los demás.

Detrás de intentar tener contento a todo el mundo se esconde que la aprobación de los demás dirige nuestra vida. Si antepones los deseos de los demás a los tuyos estás creando un caldo de cultivo de resentimiento, agobio, culpa y ansiedad.

Ah! y recuerda, no eres responsable de la felicidad de nadie, sólo de la tuya. Eso que tu me DAS

Exagerar.

Pensar que todo lo que nos sucede es terrible sólo nos altera emocionalmente e impide que podamos resolver situaciones sin mayor problema. Pregúntate: ¿En qué medida esto que me ha pasado, o me podría pasar, me impide seguir haciendo cosas valiosas por mí o por los demás? ¿Depende de mí o no depende de mí? DEPENDE, todo depende…

Dejar que la vida nos aburra.

Un estudio publicado en la revista Nature concluyó que experimentar situaciones nuevas cada día se relaciona con las emociones positivas. Llena tu día de rutinas agradables y experimenta, busca cosas nuevas.

Aprender cada día es una de las mejores armas para que nuestra esencia se mantenga joven. Todos estamos en “constante equilibrio inestable” y casi siempre somos un COMPLETO incompleto…

Estrés.

El estrés crónico no sólo nos roba la alegría de vivir, sino que puede afectar al sistema inmunitario, cardiovascular o neuronal. Haz lo que tengas que hacer para reducirlo: simplifica, organízate mejor, delega, busca momentos de tranquilidad, cuídate mental y físicamente, prioriza tus tiempos, agradece, habla, conversa…

Pon tu vida BONITA

¿Puedes? ¡Ponte a Ello! ¿No Puedes? ¡Te Ayudo!